Chicano Park se viste de low rider

Hab%C3%ADa+una+fila+de+low+riders+en+el+evento+La+Vuelta+en+Barrio+Logan.+

Alejandra Luna

Había una fila de low riders en el evento La Vuelta en Barrio Logan.

by Diane Lopez, Alejandra Luna , Staff Writer

La comunidad de Barrio Logan se unió al evento familiar, La Vuelta. Este evento se llevó acabo en Chicano Park el 25 de agosto, comenzando a las 10 a.m. donde hubo música, arte, baile Azteca, comida, y la atracción principal los lowriders.

La Vuelta es un crucero de lowriders que ocurre cada miércoles durante los meses de verano. Los participantes llegaron al evento desde temprano para organizar los autos en el festival, y que no ocurriera ningún accidente con la audiencia especialmente con los niños.

“Son los eventos que hacemos todos los fines de semanas, si no es aquí, es en Tijuana o Las Vegas”, dijo Marco Ariano, un participante de La Vuelta quien lleva 40 años manejando y haciendo lowriding. “Nos gusta enseñar lo que manejamos, es la pasión que tenemos para los carros lowriders”.

Dentro de la audiencia no solo había gente latina. El público contaba con gente anglosajona que tenía interés en los low riders y la comunidad latina. Victor Manuel Rodríguez, un estudiante de segundo año de la Universidad Estatal de San Diego, decidió asistir el evento.

“Asistí a La Vuelta porque me gustan los lowriders y la música en vivo, arte y todo eso”, dijo Rodríguez.

Además de los lowriders, muchos asistieron para involucrarse con la cultura latina y apoyar a su comunidad.

“Los lowriders, los bailarines son parte de mi cultura”, dijo Melissa Salazar, una de las asistentes de la Vuelta. “La cultura azteca es lo que amo y también la música y la gente”.

Las inscripciones de automóviles se agotaron un mes antes del segundo festival anual de La Vuelta, donde los clubs de autos, como Nocturno, exhiben sus automóviles arreglados y pintados con colores llamativos.

Jaime Ramírez, uno de los miembros de Nocturno, un club de autos que participó en el evento, quien es carrocero en San Diego, dijo que es el primer año en que su grupo asiste a este evento.

Ellos cuentan con 35 carros en varios partes del mundo como Japón y Nueva York.

“Hemos estado desde el 2001”, dijo Ramírez. “Desde que somos niños jugábamos con carritos, armamos carros así y compartimos los mismos gustos de los carros y somos un club de famila”.

Durante el evento, hubo varios tipos de entretenimiento como Banda Paso De Tecuala, B-side Players, DJ Active y Calpulli Mexicha.

“El grupo de danza se llama Calpulli Mexihca, significa casa grande y unión de familia”, dijo Juan Manuel Flores, un bailarín de Calpulli Mexicha.

“Es el segundo año que venimos a participar a este evento pero estamos trabajando siempre con la comunidad, con las escuelas, universidades, e iglesias”.

Flores también dijo que uno de los propósitos de la danza es transmitir a los jóvenes que no olviden de donde son, como también, para entretenerlos  para que no se involucren en pandillas  o acudan a las drogas.

Debido a que el crucero ha sido prohibido en muchas partes de San Diego, muchos aprovechan la oportunidad de estos tipos de eventos para ver autos que no suelen ver en las carreteras y pasar el rato con familia y amigos.

“Realmente, no se ve esto en el día a día en las autopistas, las carreteras comunitarias ahora como se solía hacer en los años 50, 60, 70”, dijo Kimberly Ortiz, estudiante de SDSU. “Estamos tan acostumbrados a los autos modernos”.