PSFA es remplazado con nuevo edificio temporal

by Johann Derek Oribello, Escritor

Hang on for a minute...we're trying to find some more stories you might like.


Email This Story






La Universidad Estatal de San Diego ha comenzado a utilizar cinco nuevos edificios anexos localizados detrás del edificio de Música llamados PSFX, por sus siglas en inglés, el cual fue construido debido al cierre del edificio de Estudios Profesionales y Bellas Artes o PSFA del semestre pasado. 

 

“El anexo sirve para compensar a la facultad y al personal que se vieron obligados a desalojar el edificio de PSFA y trasladarse a otros espacios del campus, como al edificio Adams Humanities”, dijo Eric Hansen, vicepresidente asociado de operaciones comerciales. “Un total de cuatro departamentos del campus tuvieron que encontrar nuevos espacios en el campus después del cierre del semestre pasado”.

 

“[Los anexos se abrieron] para satisfacer las necesidades de espacio para las personas que han abandonado PSFA durante la construcción”, dijo Hansen. “Hubo dos áreas en Adams Humanities que se utilizaron como aulas el año pasado que ahora están siendo utilizadas por la facultad y el personal de PSFA”.

 

La reubicación de departamentos fuera del edificio principal de PSFA comenzó el semestre pasado del año 2019 después de que los materiales utilizados en un proyecto de techado produjeran olores peligrosos de químicos en el edificio. Estos olores provocaron más de dos docenas de informes de síntomas como dolores de cabeza, náuseas y hemorragias nasales.

 

Una página web informativa sobre el cierre dijo que el edificio está actualmente en proceso de renovación y que podrían pasar hasta dos años para que el edificio vuelva a la normalidad.

 

El cierre también resultó en la reubicación de más de 200 clases. Hansen dijo que dos de los espacios en el anexo se están utilizando actualmente como aulas porque se perdió parte del espacio de clase en Adams Humanities después de las reubicaciones de la oficina. 

 

“Esas dos aulas necesitaban ser reemplazadas”, dijo Hansen. “Así que dos de los modulares son básicamente para reemplazar esas aulas”.

 

Los estudiantes que tienen clases en el anexo tienen varias opiniones sobre el diseño de las aulas. 

 

La estudiante de ciencias ambientales Shandi Gordon dijo que la forma larga de los modulares puede dificultar el seguimiento en clase.

 

“Está bien, pero sigue siendo un inconveniente”, dijo Gordon. “La pantalla está muy lejos si te sientas en el medio o incluso en la parte de atrás [de la clase]”.

 

La estudiante de segundo año de ciencias ambientales Danielle Stroh, que ha tenido clases en el edificio original de PSFA, dijo que la estructura del anexo hace que el aula sea más estricta y menos cómodo en comparación con las aulas de PSFA. 

 

“Es un poco incómodo porque [la clase es] súper delgada y larga”, dijo Stroh. “Diría que hay más espacio en la otra [clase de PSFA], y es más cómodo, menos concurrido y menos apretado”. 

 

 Profesora de estudios africanos, Delores Fisher, que actualmente imparte un curso de comunicación en el anexo, dijo que las rampas que conducen a las aulas pueden presentar algunas dificultades para las personas con discapacidad para caminar. 

 

“Lo único que consideraría es la longitud de las rampas”, dijo Fisher. “Parece ser largo para alguien que tiene que usar una silla de ruedas manual en lugar de una silla de ruedas automática. Me obligo a subir las escaleras con mi discapacidad ”. 

 

Hansen dijo que el anexo permanecerá en el campus mientras PSFA está en construcción y será retirado después de un año.

 

“Creemos que terminarán hasta el próximo otoño”, dijo Hansen. “Así que para diciembre de 2020 deberían haber terminado”.

 

Para algunos estudiantes, el anexo representa una mancha en la historia de la universidad. 

 

Estudiante de quinto año en periodismo y psicología, Brandon Lim,  dijo que los anexos podrían haberse evitado si la universidad hubiera manejado adecuadamente los problemas de mantenimiento y reparación de PSFA desde un principio. 

 

“Creo que mi única queja es que necesitamos el anexo en primer lugar”, dijo Lim. “Si nuestros edificios existentes fueran mantenidos y regulados adecuadamente, no tendríamos que estar en el anexo”.

 

Print Friendly, PDF & Email