Arquivo de música afroamericana trae sus complicaciones para la universidad

John Coltrane es un artista famosos de jazz.

Wikimedia

John Coltrane es un artista famosos de jazz.

by Eugenie Budnik , Staff Writer

El archivo de música John Coltrane Memorial consta de más de 50,000 álbumes de jazz, blues, gospel y reggae y está valorado en más de $ 1 millón de dólares. La colección estaba destinada a ser donada a la Biblioteca Malcolm A. Love del estado de San Diego, pero los desacuerdos entre SDSU y los donantes han estancado la adquisición de la colección por parte de la universidad. 

Bram y Sandra Dijkstra, residentes de Del Mar desde hace mucho tiempo, son los propietarios de la colección que conforma el Archivo de musica John Coltrane Memorial. El regalo fue aceptado en junio de 2020 por The Campanile Foundation, SDSU University Relations and Development (URAD) y SDSU Library. 

En ese momento, Patrick McCarthy se desempeñaba como decano interino de la biblioteca y fue uno de los jugadores clave en la aceptación del regalo. 

[El archivo de música en memoria de John Coltrane] también será una parte integral de nuestro desarrollo de una colección de justicia social inigualable y avanza en el objetivo estratégico de la universidad de ser un líder mundial en la promoción y el apoyo a la diversidad, la equidad y la inclusión”, McCarthy dijo en un comunicado publicado por SDSU Alumni Foundation.

Sin embargo, la Universidad se retiró del acuerdo para aceptar la colección en junio de 2021. 

En un correo electrónico enviado a Bram y Sandra Dijkstra porel decano de la biblioteca Scott Walters, los administradores de la biblioteca dijeron a Dijkstra el “compromiso central de comenzar a aceptar los materiales y alojarlos” no era posible actualmente. 

Según Dijkstra, la administración de SDSU le pidió a la pareja fondos para cubrir los gastos para albergar adecuadamente la colección en Love Library. Estos gastos no fueron cubiertos por los donantes en el acuerdo original. 

“No hay nada en el acuerdo que obligue a proporcionar efectivo”, dijo Sandra Dijkstra. 

Dijkstra, que actualmente opera una agencia literaria, tiene vínculos con SDSU que se remontan a la década de 1970, cuando enseñó en el primer programa de estudios de la mujer de la universidad.

La escuela va y viene con los Dijkstra alrededor de tres o cuatro veces, cada vez con una razón por la cual la universidad ya no podría albergar la colección.

Dijkstra afirma que ella y su esposo habían respetado continuamente el acuerdo entre ellos y la universidad. 

“No habíamos hecho ningún cambio en el acuerdo, estábamos cumpliendo con el acuerdo. Ellos [SDSU] fueron los que hicieron cambios en el acuerdo”, dijo Dijkstra. 

Cuando se contactó con respecto al John Coltrane Memorial Black Music Archive, SDSU publicó lo siguiente:

“La biblioteca de SDSU tuvo el honor de aceptar la oferta de Sandy y Bram Dijkstra en 2020 para legar su colección de jazz curada a SDSU. La universidad sigue feliz de aceptar la colección según los términos del acuerdo firmado por los Dijkstras en 2020. 

Un año después de aceptar los términos del acuerdo firmado, los Dijkstras se comunicaron con la universidad con respecto a la infraestructura y el personal específico de la colección que esperaban. Estos no estaban incluidos en el acuerdo firmado y la biblioteca de la universidad no estaba en condiciones de proporcionar estas solicitudes de alto costo”.

La donación llamó la atención del Senado de la Universidad en su reunión del 1 de marzo de este año, cuando la senadora Adisa A. Alkebulan redactó una resolución sobre la forma en que el administrador de SDSU manejó la aceptación de este obsequio. 

Alkebulan, quien preside el Departamento de Estudios Africanos, presentó la resolución con la esperanza de que establecería un precedente de una gama más amplia de voces al tomar decisiones sobre donaciones culturalmente impactantes.

“No tuve más remedio que llevar el asunto ante el Senado de la Universidad y plantear las cuestiones descritas en la Resolución”, dijo Alkebulan. “Aunque no está incluido en la resolución, no hay duda de que este sórdido asunto tiene sus raíces en la falta de respeto y aprecio que el liderazgo de la biblioteca y la universidad tiene por la comunidad africana y nuestra cultura”.

Muchos miembros de la facultad se apresuraron a señalar que la exclusión de la voz de la facultad, el personal y los estudiantes en esta decisión fue hipócrita para el plan de 5 años de la universidad, en el que una de las prioridades es “equidad e inclusión en todo lo que hacemos”.

Dijkstra comentó sobre la falta de gobernanza compartida entre el administrador, la facultad, el personal y los estudiantes de SDSU en lo que respecta a la toma de decisiones.

“Es una afrenta a los estudiantes de SDSU. Su mantra es ‘equidad e inclusión en todo lo que hacemos’. ¿Cómo pueden excluir a los estudiantes y profesores en esa decisión?, dijo Dijkstra.

Dijkstra también comentó sobre el hecho de que tres administradores de SDSU no negros, la presidenta Adela de la Torre, la vicepresidenta de desarrollo universitario Adrienne Vargas y el decano de la biblioteca Scott Walter habían tomado la decisión de rechazar el regalo del John Coltrane Memorial Black Music Archive. y no consultó con ningún recurso o grupo negro en el campus.

“Tres personas blancas que no eran profesores tomaron decisiones sobre la musica que resultaron en una gran pérdida para la comunidad SDSU”, dijo Dijkstra.

La resolución redactada por Alkebulan instó a la universidad a “trabajar con la Biblioteca Universitaria y los Comités de Diversidad, Equidad e Inclusión” al tomar decisiones con respecto a donaciones culturalmente significativas.

La resolución fue aprobada en el Senado Universitario. Las resoluciones son solo documentos consultivos y no tienen el poder de cambiar o crear nuevas políticas universitarias sin la aprobación del rector de la universidad. 

Alkebulan dijo que espera la administración de SDSU considerará seriamente la adopción de su resolución.

“Espero que se establezca un gobierno compartido en la consideración y deliberación de los obsequios relacionados con lo académico al garantizar que se incluyan las voces de los profesores, el personal y los estudiantes en forma de expertos y comités del senado”, dijo Alkebulan.

Bram y Sandra Dijkstra dijeron que esperan  esta resolución finalmente permita la aceptación del archivo de musica John Coltrane Memorial para que la comunidad SDSU pueda acceder. 

“La puerta sigue abierta. El próximo John Coltrane podría estar sentado en una de sus clases [de SDSU], y tener acceso al archivo de musica en memoria de John Coltrane podría ser lo que los inspire”, dijo Dijkstra.