Los hispanos y la universidad: sueño de muchos, logro de pocos

Los+hispanos+y+la+universidad%3A+sue%C3%B1o+de+muchos%2C+logro+de+pocos

by Jasmin Sherif, Escritora

SAN DIEGO — Los Estados Unidos son la tierra que millones de hispanos escogen para vivir, cuando emigran de su lugar de origen en busca de abundancia y de oportunidades, en busca de una mejor calidad de vida.

Según una encuesta realizada por el Pew Hispanic Center en 2009, un 88 por ciento de los hispanos entrevistados coinciden con la idea de que lo más importante para alcanzar “el sueño americano” es obtener un título universitario. La mala noticia es que la mayoría de la población hispana no tiene la oportunidad de concluir sus estudios universitarios por distintos factores: la falta de información, la carencia de recursos económicos ó la falta de apoyo familiar, según informa un estudio del Pew Research Center .

Un informe de la Oficina del Censo de los Estados Unidos del año 2015, indica que en los Estados Unidos viven más de 55 millones de hispanos, constituyendo la población minoritaria más grande del país. Sin embargo, de acuerdo a este informe, sólo un 14 por ciento cuenta con un título universitario. Mientras que un 64.7 por ciento logró concluir la escuela preparatoria (Census.gov).

 

Se espera que para 2060 la población hispana sobrepasaría el doble de la actual, lo que equivaldría a más de 119 millones en el país. Esto significa que uno de cada tres residentes de los Estados Unidos sería hispano. Por ello es importante promover la educación entre los jóvenes latinos, para formar una comunidad mejor preparada y con mayores oportunidades.

Una de las escuelas de educación superior con mayor numero de estudiantes hispanos en California, posisionada en el cuarto lugar es la San Diego State Universisty (SDSU). De acuerdo a la oficina de admisiones de esta institución, de los 28,362 estudiantes inscritos poco más del 29 porciento son hispanos. Por lo que esta escuela ha sido catalogada como una institución al servicio de la comunidad hispana por el departamento de educación de EE.UU. Gracias a este tipo de nombramientos, escuelas reciben mayores fondos con motivo de incrementar los programas y becas disponibles para estas minorías.

El problema es que muchos de los jóvenes no conocen estas ventajas (becas y programas especiales) que existen por pertenecer a una minoría y temen no poder con el sistema y los costos universitarios por lo que deciden truncar sus estudios. Y este es uno de los principales retos que enfrenta la comunidad hispana la deserción de acuerdo con la Oficina del Censo de los Estados Unidos en 2013, la cantidad de estudiantes inscritos en la universidad aumentó más del 50 por ciento desde 2008. Pero apenas un 16 por ciento de los jóvenes hispanos entre 25 y 29 años contaban con un título universitario. Esto se debe a problemas socio-económicos, ya que muchos hispanos abandonan la universidad el primer año por no contar con ayuda financiera Pew Research Center o no conocer los programas existentes para esta comunidad.

Otro aspecto que influye en el bajo número hispanos con títulos universitarios es la falta de apoyo por parte de la familia. Según un articulo publicado por BBC Mundo, un poco más del 32.9 por ciento de los latinos que estudian educación superior en los Estados Unidos son los primeros en hacerlo en su familia, lo que genera obstáculos y en ocasiones influye en la decisión del estudiante de “primera generación” de abandonar sus estudios.

Juan Carlos López de 26 años es uno de ellos, quien tuvo que dejar los estudios por falta de ayuda financiera y apoyo familiar. López cursaba su primer año como asistente médico en San Diego City College (SDCC) cuando tuvo que abandonar su sueño por ayudar a su familia económicamente. La situación como él lo menciono era difícil en su casa y al enfermar su abuela tuvo que buscar un trabajo de tiempo completo para ayudar a sus padres con los gastos del hogar en el 2009.López trabaja como personal de seguridad en la empresa Securitas, dejando no sólo su anhelo de convertirse en médico de un lado, sino también poniendo su vida en riesgo cada día que asiste a trabajar. López tiene 4 años trabajando en esta empresa y aunque la paga no es muy buena, este empleo como el dijo, es de los pocos que no requiere experiencia laboral y que ofrecen turno completo de 40 horas por semana. López desea regresar a la escuela , pero se encuentra ahorrando dinero para poder regresar a la universidad ya que no califica para las becas disponibles.

Pero el caso de Itzel Camacho no fue el mismo, ya que a pesar de ser la primera en su familia en ir a la universidad  y a su corta edad de 21 años, cuenta con dos bachelors de la San Diego State University. Los padres de Camacho no tuvieron la oportunidad de ir a la escuela secundaria (preparatoria), ya que ambos se vieron en la necesidad de trabajar desde jóvenes para sustentar sus hogares. Su madre, originaria de México, y su padre, hijo de mexicanos, truncaron sus estudios como muchos otros hispanos, no por gusto si no por la falta de recursos. Camacho dijo que sus padres la apoyaron mucho mientras cursaba la universidad a pesar de no conocer el sistema educativo, los trámites de ingreso y los costos.

Como ella, hay miles de jóvenes que enfrentan este tipo de obstáculos por ser primera generación en ir a la universidad, pero las ganas de sobresalir es lo que la hace la diferencia entre graduarse o no, sostiene Camacho. Para poder cubrir los gastos de la universidad, Camacho trabajó desde los 18 años jornadas de hasta 30 horas por semana, pero dijo que nunca se distrajo de su objetivo: terminar la universidad. Camacho está pensando en continuar sus estudios y hacer una maestría, pero por el momento quiere ahorrar un poco de dinero y experiencia ya que acaba de obtener un puesto como maestra substituta en una escuela primaria en el área de National City. Hasta el momento no tiene ninguna deuda gracias a las becas que obtuvo por parte de diferentes organizaciones que buscan ayudar a la comunidad latina.

Ayuda financiera y programas para hispanos

Desafortunadamente muy pocos estudiantes hispanos toman ventaja de este tipo de ayuda de acuerdo al consejero Jaime Cueva de la escuela Preparatoria Castle Park, y no precisamente por desinterés si no por falta de conocimiento, ya que muy pocos estudiantes saben de la existencia de estos programas. El señor Cueva quien se ha dedicado a ayudar a miles de alumnos en el proceso de ingresar a la universidad por más de 30 años menciona que la falta de personal (consejeros) en las escuelas es uno de los principales problemas que enfrentan. “Es muy poco el tiempo que tenemos para cada alumno, y es bastante información y ayuda la que necesitan, el proceso es complicado y largo” dijo Cueva. Por esto es que la mayoría de los estudiantes pierden la oportunidad de aplicar a diferentes becas, por que no hay suficiente personal para guiarlos en este proceso largo y complicado aún más para estudiantes de primera generación.Otro aspecto que el consejero Cueva señala afecta el éxito de los estudiantes latinos es la baja autoestima que los mismos profesores causan a los estudiantes, ya que por el hecho de no ser “blancos” son vistos como personas con un coeficiente intelectual más bajo y en ocasiones hasta ignorados por algunos profesores señala Cueva.

El señor Cueva aconseja a los estudiantes hispanos que deseen ir a la universidad que se preparen por su cuenta, que lean bastante, estudien, pero además que hablen con personas graduadas o que estén inscritos en alguna universidad ó colegio para que los puedan guiar y aconsejar.

 

Algunos de los sitios web con becas disponibles para estudiantes hispanos son los siguientes:

 

Hispanic Scholasrship Fund

The Valley Alliance of Mentors for Opportunities Scholarship (VAMOS)

Becas Univision Scholarship Program

Graduate financial aid guide to success

Clave al exito

Gates Millennium Scholars Program

League of United Latin American Citizens

Hispanic Heritage Foundation

Hispanic Alliance for Carrer Enhancement

Programa de Becas RMHC/HACER

Según un informe del Banco Central de St. Louis el ingreso anual de los hispanos es un promedio de 49.600 dólares para los graduados mientras que para la población sin educación superior es de un promedio de 12.150 dólares.

Print Friendly, PDF & Email