Los Aztecas siguen imparables

La+defensa+rescato+el+juego+para+los+Aztecas+y+lograron+ingresar+a+la+historia+de+la+SDSU+con+este+triunfo.
Back to Article
Back to Article

Los Aztecas siguen imparables

La defensa rescato el juego para los Aztecas y lograron ingresar a la historia de la SDSU con este triunfo.

La defensa rescato el juego para los Aztecas y lograron ingresar a la historia de la SDSU con este triunfo.

Kelly Smiley

La defensa rescato el juego para los Aztecas y lograron ingresar a la historia de la SDSU con este triunfo.

Kelly Smiley

Kelly Smiley

La defensa rescato el juego para los Aztecas y lograron ingresar a la historia de la SDSU con este triunfo.

by Roberto Reyes, Escritor

Hang on for a minute...we're trying to find some more stories you might like.


Email This Story






Con 56 segundos para que se finalizara el partido el pizarrón leía 45-40 a favor de los aztecas de San Diego State University. Sin embargo, la Universidad de California-Berkeley habían recuperado el balón en la patada corta.

Los aztecas estaban arriba en el pizarrón durante todo el partido, pero habían tenido mucha dificultad parando el quarterback de último año Davis Webb, ya que había tirado cinco touchdowns y terminó el partido con 522 yardas por aire.

A pesar de las dificultades, fue la defensa la que últimamente decidió el partido.

Con nueve segundos en el reloj y los osos acercándose a la zona roja, el esquinero de último año Damontae Kazee interceptó el balón cerrando la victoria para los aztecas 45-40.

Con esta victoria SDSU empata la serie con Berkeley 4-4 y 4-0 en casa.

Fue una noche histórica para los aztecas, no solo porque le ganaron a un equipo de las conferencias “Power 5”, pero porque el corredor Donnell Pumphrey quebró un récord establecido por el corredor histórico y miembro del salón de la fama de la NFL Marshall Faulk.

Pumphrey terminó con un acarreo personal de 281 yardas, lo cual es una nueva marca para el en un solo juego, y tres touchdowns, convirtiéndose  en el jugador con las más yardas por tierra en la historia de SDSU quebrando el récord de 4,589 que detuvo Faulk por 25 años.

Faulk jugó en la NFL por once años y entró en el salón de la fama en el año 2011.

Pumphrey dijo que ahora que rompió el récord de Faulk el equipo se puede enfocar solo en ganar.

“No me preocupo mucho en premios individuales, porque, al fin del día, no solo soy yo,” dijo Pumphrey. “La línea ofensiva. La línea del año pasado. Todos me levantan.”

Con este juego Pumphrey sube a 23 juegos con mas de 100 yardas por tierra, empatando otro récord que estableció Faulk.

Rashad Penny, el corredor de tercer año, también tuvo un juego histórico.

Regreso una patada inicial mas de 100 yardas para anotar el segundo touchdown del juego para los aztecas. Es la cuarta vez Penny regresa una patada para un touchdown, un nuevo récord para los aztecas.

Aunque los aztecas tuvieron un buen juego ofensivo, fue la defense la que aseguró la victoria.

Forzaron tres intercepciones y recuperaron una pérdida de balón.

SDSU aprovechó los cambios de balón para hacer puntos. Hicieron un total de 17 puntos de los errores de los osos.

Uno de los puntos fue cuando el apoyador de segundo año Ronley Lakalaka interceptó el balón en la zona roja de los osos y la regresó por un touchdown.

El apoyador de último año Randy Ricks forzó una pérdida de balón que recuperó el safety de último año Na’im McGee. Esto dio oportunidad a un touchdown por aire de 25 yardas de el quarterback Christian Chapman a Penny.

“Si solo miras las estadísticas parece que ellos jugaron terrible”, dijo el coach de los aztecas Rocky Long. “Pero sabes que? Si no interceptan tres pases y causan una pérdida de balón no tuviéramos oportunidad de ganar”.

Los aztecas también tiraron una intercepción y perdieron el balón, pero la defensa no dejaron a los osos anotar puntos después de los errores.

Con esta victoria los aztecas suben a 2-0 en la temporada 2016 y extienden su racha a 12 victorias consecutivas.

El próximo juego se dará a cabo el sábado contra los huskies de Northern Illinois en el estadio Huskie en Illinois.

Print Friendly, PDF & Email